Seleccionar página

Francesc Mestre

Galerista y publicista. Ha dirigido varias galerías de arte como la Sala Adrià o la galería René Metras y, desde 2001, la galería Francesc Mestre Art. Ha sido marchante de Guinovart, Ràfols Casamada, Erwin Bechtold, Artigau o Serra de Rivera, entre otros.

EL GALERISMO COMO PROFESIÓN

EL GALERISMO COMO PROFESIÓN

“La conversación» de Xavier Gosé

Ahora que soy consciente de haber cumplido los primeros cincuenta años como galerista, me parece oportuno reflexionar con vosotros respecto a algunas de las múltiples peculiaridades de esta curiosa profesión.

Porque cada profesión tiene su gracia, si se ejerce con gusto. La mía me ha producido grandes satisfacciones, y me las sigue produciendo. Una de ellas es haber iniciado a algunas personas en el coleccionismo, y lo valoro de manera especial puesto que he conocido casos de gente que se había interesado en acceder al coleccionismo, pero que al haber caído en manos de falsos “expertos” habían llegado a comprar obras a precios de desmesura, cuando no “gangas” directamente falsas, lo que les llevó a abandonar el interés por el arte. En manos de buenos profesionales, sin duda, hubiesen podido ser buenos coleccionistas.

Siempre me ha gustado la colaboración entre profesionales. Debo mucho a los amigos Miquel Gaspar y René Metras, que ejercieron de maestros míos en mi juventud. Jamás los olvidaré a ellos, ni a Juana Mordó y, además, sigo aprendiendo todavía de Joan Gaspar y de jóvenes muy bien preparados como Albert Martí (Palau Antiguitats) y los galeristas Marc Domènech, Albert Gran (Galería Atelier), Jordi Barnadas, Sílvia Soler…

El año 2016, con motivo de la fiesta anual “La nit del galerisme”, mis colegas tuvieron a bien concederme un premio por mi trayectoria profesional. Me emociona, porque la amistad ha sido y sigue siendo un elemento clave con la mayor parte de mis clientes, proveedores y, de manera especial, con las personas que han colaborado conmigo.

La primera, Núria Poch, quien hoy dirige la Fundación Carmen y Lluís Bassat, ambos también excelentes amigos. Después de ella, tuve, también, excelentes colaboradores: Dídac Ramírez, Vanessa Jové, Cristina Mora y Diana Jové. Siempre he contado con su ayuda y de todos ellos conservo la amistad y un excelente recuerdo. Siempre he recibido el soporte de mi familia. Además de mi esposa, también mi hijo Pere, que es incondicional, aporta a mi nuera Sandra, que actualmente es mi principal apoyo, y mi hijo Carles el creador de la modélica página web.

Recuerdo una discusión con otro galerista a quien yo le echaba en cara que fuese servil con sus clientes y grosero con sus proveedores y sus colaboradores. No lo he entendido nunca: creo que para cualquier comerciante y el galerista lo es, es tan importante quien nos vende como quien nos compra y, por supuesto, quien nos ayuda profesionalmente. La convivencia con estos tres estamentos hacen de nuestro lugar de trabajo un lugar placentero para todos.

Al releer mi escrito, observo que no he mencionado las dificultades que también me han acompañado a lo largo de mi vida profesional, y la verdad es que lo celebro. Es mejor olvidar las amarguras y recordar solamente los aspectos positivos de esta profesión tan querida.

Francesc Mestre Bas

Barcelona, junio 2020

¿Quieres recibir los artículos directamente a tu correo?

SUSCRÍBETE A NUESTRA

¿Necesitas más información sobre algún tema?
¿Estás interesado/a en adquirir obras de arte?

No dudes en preguntar lo que quieras,
estaremos encantados de atenderte.

Contáctanos

newsletter